lunes, 7 de noviembre de 2011

Cuando te acuerdas de que no vas a ningún lado y aceleras

Siempre hay un momento en que los caminos se bifurcan, cada uno toma una decisión, pensando que al final los caminos se volverán a unir. Desde tu camino ves a la otra persona cada vez más pequeña, no pasa nada, estamos hechos el uno para el otro, al final estará él.  Pero al final, solo ocurre una cosa, llega el puto invierno.Y de repente te das cuenta de que todo ha terminado, de verdad, ya no hay vuelta atrás, lo sientes, y, es ahí cuando descubres que nada será lo mismo, que por mucho que lo intentes, ya nunca volverás a estar a 3 metros sobre el cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario